La Sublimación


La Sublimación (del latín sublimāre) o volatilización, es el proceso que consiste en el cambio de estado de la materia sólida al estado gaseoso sin pasar por el estado líquido. Al proceso inverso se le denomina Deposición o sublimación regresiva; es decir, el paso directo del estado gaseoso al estado sólido.


En nuestro trabajo veras la tinta de sublimación, que quedará en estado sólido en el papel, pasara a gas y volverá a sólido en el tazón, sin pasar por el estado líquido.


Si bien el proceso de Sublimación es simple y ocurre en la naturaleza, solo en la década de los 80 comenzó a sublimarse con fines comerciales.


La Sublimación digital nace luego, de la aparición de impresoras piezo eléctricas en la década de los 90.


Actualmente la técnica se a masificado de manera increíble, utilizando muchos mercados comerciales.

La sublimación, como todo cambio en el estado físico de la materia, dependerá también de las condiciones ambientes directas e indirectas, para saber esto más a fondo vaya a variables de estampado.


Al indicar valores para sublimar un producto se deben tener en consideración que es complejo repetir exactamente los mismo valores, ya que las condiciones indirectas y por error siempre son diferentes a cada lugar incluso varían con la hora del día o la estación del año.