El CIE L*a*b* (CIELAB) es el modelo cromático usado normalmente para describir todos los colores que puede percibir el ojo humano. Fue desarrollado específicamente con este propósito por la Commissión Internationale d'Eclairage (Comisión Internacional de la Iluminación), razón por la cuál se abrevia CIE. Los asteriscos (*) que siguen a cada letra forman parte del nombre, ya que representan L*, a* y b*, de La y b.

Los tres parámetros en el modelo representan la luminosidad de color (L*, L*=0 rendimientos Negro y L*=100 indica blanca), su posición entre Rojo y Verde (a*, valores negativos indican Verde mientras valores positivos indican Rojo) y su posición entre Amarillo y Azul (b*, valores negativos indican Azul y valores positivos indican Amarillo).

El modelo de color LAB ha sido creado para servir como un dispositivo independiente modelo para ser utilizado como referencia. Por eso es crucial darse cuenta de que la representaciones visuales de la gama de colores en este modelo nunca son exactas. Están ahí sólo para ayudar en el concepto, pero son intrínsecamente inexactas.

El modelo de color LAB es tridimensional y sólo puede ser representado adecuadamente en un espacio tridimensional.

No existen fórmulas sencillas para la conversión entre valores RGB o CMYK y L*a*b*, ya que los modelos de color RGB y CMYK dependen del dispositivo. Los valores RGB o CMYK deben ser transformados a un espacio de color absoluto específico, tal como sRGB o RGB de Adobe. Estos espacios serán dependientes del dispositivo, a diferencia de los datos resultantes de la transformación, permitiendo que estos datos sean transformados al espacio de color CIE 1931 y luego en L*a*b*.


De estas fórmulas nacen los conocidos ICC - que llevan desde es LAB al RGB o CYMK a los diferentes dispositivos. 


Información desde http://es.wikipedia.org/wiki/Espacio_de_color_Lab.