Conocido es que, en términos generales, por garantía legal los productos tienen garantía de 3 meses contados desde su fecha de compra. Dentro de este período el cliente puede exigir el cambio de producto, reparación sin costo o devolución de dinero si es que el producto nuevo sale malo. Hasta ahí todo bien, pero hay ciertos aspectos que a lo mejor usted no conoce, pero debiera saber.


Concepto: Producto nuevo “MALO”.


Reacción antes de la Evaluación.


Muchas veces cuándo no nos funciona un producto, la reacción automática es pensar que el producto está malo, siempre olvidándonos de tener en cuenta otros factores que en realidad nos podrían hacer pensar que está defectuoso. Un ejemplo simple sería el de la compra de un teclado, usarlo durante un tiempo y luego este deja de funcionar. La reacción es a pensar que se echó a perder y no nos damos cuenta de la situación real hasta que nos fijamos que el cable del teclado se desconectó del computador o que lo que está malo es la entrada del PC. Es un ejemplo que podría resultar burdo; pero no es menos cierto que es una situación que perfectamente le podría pasar a cualquiera.


SITUACIÓN 1.


"Si compré un producto que tiene garantía de 3 meses, lo ocupo solo dos meses y me falla. Voy a la empresa y exijo cambio completo del producto y me la niegan y me ofrecen tan sólo una reparación, ¿Están vulnerando mis derechos?".


Claro que no. Según la ley 19.496 usted puede exigir cambio, reparación sin cobro o devolución de dinero dentro de la garantía legal (artículo 19), siempre y cuándo el producto no tenga deterioro por uso (artículo 21). Se puede entender que al sufrir un deterioro el producto por ser usado, el cliente no podrá solicitar una de estas vías de solución como exigencia. El sentido común a nosotros (y a usted) nos dice que cualquier producto tendrá un deterioro (por mínimo que sea) luego, de ser ocupado durante dos meses. Como entendemos esto, nuestra empresa está totalmente dispuesta a ofrecer algunas de estas soluciones cuándo se presenta un problema con el producto o máquina que el cliente haya adquirido.


Por tanto la conclusión de que un producto está malo se debe basar en datos y pruebas objetivas. La manera más objetiva de poder determinar si el producto falló por sí solo o no, es consultar a quienes conocen bien el producto. Y en ese sentido, la mejor elección es preguntar a la empresa que los vende, es decir a nosotros.


A veces simplemente será necesario seguir una pequeñas instrucciones para saber dónde está el problema. En otras situaciones (como productos o máquinas complejas o con insumos que son inusuales de tener fallas) será necesario una revisión en persona por equipo calificado de nuestra empresa; revisión que podrá ser realizada en tienda de manera expedita o con una mayor exhaustividad en nuestro servicio técnico, lo cuál podrá tomar un par de días.


SITUACIÓN 2.


"Compré un producto que tiene garantía de 3 meses. A los dos meses me doy cuenta que no era lo que quería, estoy disconforme con él y me acercó a la tienda para exigir la devolución de mi dinero. Me dicen que no es posible, ¿Están vulnerando mis derechos?"


No. La devolución la puede exigir si es producto nuevo salió fallado y no tiene deterioro por uso. La anulación de una compra teniendo como motivos que no le gustó o nunca lo aprendió a ocupar no están amparados por la garantía legal y voluntaria. Sin embargo, nuestra empresa podría ofrecer algún tipo de solución, la cuál se puede determinar evaluando cada caso.


SITUACIÓN 3.


"Compré un insumo directo en la tienda, lo ocupé y no me gustó el resultado obtenido, sé que TIMG da la posibilidad de devolver el producto dentro de 10 días contados desde la fecha en que se recibió, me acerco a la tienda para que me devuelvan mi dinero y me lo niegan, ¿Cuál es la razón?".


TIMG es claro en cuanto a la unidad y forma en que un producto se vende. Sólo es posible autorizar la devolución de dinero dentro de los 10 días para retracto siempre y cuándo el producto en cuestión esté completo tanto en su naturaleza como los embalajes que la componen.


Ejemplos:


Por tal razón, no es posible anular la compra teniendo como ejemplos los siguientes casos:


- 1 botella de tintas de 125 cc., lamentablemente no es posible anular la compra si la botella no viene selladas o si lo quiere devolver con la mitad de tinta con que se entrega.

- 1 caja de chapas de 100 unidades lamentablemente no es posible anular la compra, si quiere devolver una caja a la cuál le faltan chapas o micas.

- Rollo de impresión de 50 metros, lamentablemente no es posible anular la compra, si alguna fracción del producto se encuentra cortada y/o usada.